Las cláusulas que nunca debieron existir

Una explicación de la “cláusula de paridad de precios” desde la atónita mirada de un recepcionista.

La importancia de existir en internet hoy en día es un hecho. Para muestra, un botón:

  • Número total de usuarios de internet en 2015: 3 085 749 340
  • Número total de viajeros 2014: 1 138 000(*)
  • Número total de viajeros que se sirvió de internet para viajar: 50% de encuestados con respecto a la búsqueda de alojamiento, 20,80% en alguna etapa del viaje, 8,40% cuando se trata de contratar un paquete turístico.

Navegado por la red me animé (una vez más, de nuevo sin éxito) a buscar una explicación que pueda justificar, o contribuya a hacerlo, el increíble desarrollo y éxito de booking.com.

UNA BREVE HISTORIA

Booking.com nace como una start-up en Amsterdam, en 1996. Después de 9 años de crecimiento y expansión, la start-up es adquirida por el gigante norteamericano Priceline.

Desde entonces hasta hoy, Booking.com logra convertirse en la empresa líder de reservas de hoteles por internet. El lema lo conocen seguro: Precio mínimo garantizado. (1)

¿QUÉ HAY DETRÁS DEL PRECIO MÍNIMO GARANTIZADO?

Una habitación vendida por un hotel a través de Booking.com obliga al hotel a pagar a Booking.com un importe, en concepto de comisión, que puede rondar el 20%-25%.(2)

Podemos pensar que el 20% no es tanto. Podemos pensarlo si pensamos que Booking.com no nos obliga a esforzarnos por posicionarnos en Internet, ni por hacer marketing online, ni por abrirnos la cabeza para atraer más clientes… ya que en principio si nuestro servicio es bueno, los clientes premiarán nuestra calidad con buenas puntuaciones y el propio motor de búsqueda de Booking.com condicionará que salgamos bien situados en las listas de búsqueda.

Esto, cuando por Internet se circulaba en burra, podía ser un argumento medianamente aceptable (aunque igualmente discutible): al fin y al cabo, si puedo firmar un contrato con Booking.com que garantiza mi existencia en Internet y el acceso a un enorme mercado potencial…

El problema es que hoy en día la práctica totalidad de los hoteles han entendido y aceptado la importancia de trabajar bien en Internet; resulta muy raro encontrarse un hotel de gama media-alta que no trabaja duro para posicionarse en Internet. En otras palabras: el SEO ya no es sólo de uso propio de start-ups como Booking.com.

UNA COMISIÓN POR UN TRABAJO MÍNIMO

Así que Booking.com cobra en torno a un 20%-25%.

No es lo que más escandaloso me resulta de este asunto. Lo que me parece una barbaridad es la famosa “cláusula de paridad de precios”. ¿Y qué es? Pues es, ni más ni menos, la cláusula que obliga a los hoteles a que el precio de venta del hotel a través de Booking.com sea el más barato (ya saben: premio mínimo garantizado –así quince años-)

Pero la cláusula no sólo se refiere al precio de venta con respecto a otros canales de distribución o a otras agencias… la cláusula prohíbe también que el hotel venda directamente la habitación al cliente a mejor precio que a través de Booking.com

En definitiva, aceptar la cláusula de paridad de precios es, simple y llanamente, renunciar a llevar nuestro negocio como queremos.

LA CLÁUSULA DE PARIDAD DE PRECIOS, HOY

A pesar de que me sigo preguntando cómo pudo aceptarse la firma de un contrato con una cláusula semejante (por mucha cifra de negocio potencial que tuviera dicho contrato) hay esperanza.

Hay organizaciones hoteleras que llevan muchos meses ejerciendo presión y llevando ante los Tribunales los contratos firmados con Booking.com. Los resultados no se hacen esperar, y son bastante optimistas.

Es el caso de Francia. El pasado verano, la Asamblea Nacional votó a favor de la Ley Macron (así llamada por el Ministro que la promovió) Aparte de los elementos que la convierten en una polémica ley (en referencia a los recortes presupuestarios que quiere establecer) hay un punto muy positivo para los hoteleros.

En dicha Ley se establece que el hotel “conserva la libertad de consentir al cliente cualquier rebaja, de la naturaleza que sea(3)

En Alemania, por su parte, las cláusulas de paridad fueron declaradas ilegales a comienzos del año pasado (4) y (5).

Sólo queda esperar que la tendencia continúe en los próximos meses y las decisiones se sigan tomando en la misma dirección: recuperar la libertad con la que los hoteleros ejercen su negocio.

Javier Guijarro Segado
fjavierguise@gmail.com
http://www.hotelsbyjavier.net


FUENTES:

(*)Más de 1.100 millones de turistas viajaron al extranjero en 2014, Informe OMT 27-1-2015
(1)
Entrada en Wikipedia de Booking.com
(2)Comisiones para comercializar un hotel en Agencias de Viajes Online, Hotelerum, 20-10-2014
(3)La loi met fin à la parité tarifaire et instaure le contrat de mandat, Tendance Hôtellerie, 15-6-2015
(4)La justicia alemana declara ilegales las cláusulas de paridad, Hosteltur, 13-1-2015
(5)Communiqué : Après la France, les clauses de parité tarifaire totalement interdites en Allemagne !, Tendance Hôtellerie, 4-1-2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s