El mando de televisor en un hotel de lujo

Partiendo de la base de que los servicios y las prestaciones que un hotel y sus habitaciones ofrecen a los clientes deberían ser accesibles para todos, el otro día ocurrió una cosa la mar de curiosa. Una experiencia que no quería dejar de compartir aquí.

Y es que, tras acompañar a un huésped a su habitación, me preguntó por el mando del televisor y me dijo que quería ver la TF1 (Television Française 1). Hasta ahí, todo entra dentro de lo normal. Yo conozco el hotel y sabía que el mando permite navegar por diferentes menús antes de acceder a la opción que queremos escoger (juegos, películas, música, televisión)

Lo digo claramente: lo dejé por misión imposible. Después de pelearme con el botón OK y el joystick (que estaban bien juntos, complicando aún más la vida a mi huésped por tratarse de una persona mayor) durante casi cinco minutos, logré encontrar sin saber cómo ni por qué la TF1.

El mando y la interfaz del televisor eran complejos, con miles de opciones que de primeras no interesan (como son juegos, o películas) a golpe de un botón, y con las opciones más utilizadas (como es ver el televisor, que para eso existe el televisor –valga la redundancia-) bien escondidas.

Y lo que me sorprende no es eso. Un mando de televisor sólo requiere de uso para entenderlo. Lo que me resulta sorprendente es que nunca he oído ninguna queja al respecto, de lo que deduzco que tal vez no sea un punto importante… pero dada mi experiencia me cuesta creer que ninguno de los clientes a los que he servido me haya hablado de lo difícil que resulta utilizar el mando de los televisores.

El día que escuche una queja al respecto, refloto este post. Hasta entonces, el que ha diseñado el mando en cuestión puede dormir tranquilo sabiendo que le complica la vida tanto a huéspedes como a empleados.

Javier Guijarro Segado
www.hotelsbyjavier.com
fjavierguise@gmail.com

Anuncios